Aunque la mayoría de nosotros recuerda la época anterior a los dispositivos inteligentes móviles, es difícil creer cómo podíamos vivir sin ellos. Si bien ya hace más de 10 años que Apple introdujo el primer iPhone, parece que hubiera pasado toda una vida desde que no teníamos acceso desde ningún sitio y en ningún momento a las aplicaciones y al contenido. La tecnología móvil es una plataforma de servicios en evolución que constituye la puerta de acceso de la sociedad a la nueva vida digital. Una vida basada en un ecosistema de tecnologías que trabajan juntas para cambiar literalmente cómo experimentamos el mundo que nos rodea y permitir la utilización de nuevas y apasionantes aplicaciones como la Internet de las cosas (IoT) masiva, realidad virtual y aumentada, autos sin conductor, por mencionar solo algunas. En consecuencia, los datos móviles están cambiando cómo usamos las redes y serán un factor principal de crecimiento del tráfico de la red.

  • Los teléfonos inteligentes representarán más del 50% de los dispositivos conectados globalmente. Se estima que el número de teléfonos inteligentes llegará a los 6,2 mil millones para 2021, casi duplicando los 3,6 mil millones de dispositivos que estaban en circulación en 2016.
  • Los datos de video móvil serán el segmento del tráfico móvil de más rápido crecimiento. Se prevé que el video móvil crecerá un 870% desde 2016 a 2021, llegando a 38 exabytes por mes, lo cual representa la tasa de crecimiento más alta de una categoría de datos móviles, y representa el 78% del total de tráfico de datos móviles.

Nuestra mayor dependencia de nuestros dispositivos móviles está generando un cambio en nuestras expectativas con respecto a la entrega de datos. Hoy los usuarios demandan “calidad de la experiencia” superior y si no la reciben, decidirán fácilmente cambiarse a la competencia. La experiencia del usuario de extremo a extremo impone una amplia variedad de requerimientos en la red, lo cual muestra que la evolución móvil es mucho más que simplemente una actualización de la tecnología inalámbrica: una vez que la comunicación de un teléfono inteligente llega a la torre celular, todo el resto del viaje hasta llegar al contenido alojado en un centro de datos distante es sobre redes de línea fija basadas en fibra. Sin embargo, las infraestructuras heredadas, los procesos manuales y las prácticas operativas todavía siguen afectando la capacidad de cambio de los proveedores de servicios. Estas arquitecturas y prácticas de red clásicas no ofrecen la agilidad y velocidad para mantener el ritmo de las demandas en expansión de los usuarios digitales y de los millones de dispositivos que ejercen una presión sin precedentes en las redes de la actualidad.

Es momento para la red adaptativa. La red adaptativa no significa automatizar todo o rediseñar su red actual por completo. Crear la red adaptativa tiene que ver con optimizar lo que usted tiene, y, al mismo tiempo, incorporar nuevas funcionalidades a medida que crece.

La red adaptativa se basa en tres elementos fundamentales que usted podrá comenzar a utilizar para desarrollar su red, enfrentar los futuros aumentos de la demanda y entregar más capacidad cuando y donde más se necesite.

  • Infraestructura programable: una infraestructura de óptica y paquetes programable es aquella que se puede configurar y tener acceso a través de interfaces abiertas comunes, es altamente instrumentada, con la capacidad de exportar datos del rendimiento de la red en tiempo real, y puede ajustar sus recursos según sea necesario para cumplir las demandas de las aplicaciones que funcionan sobre ella.
  • Análisis e inteligencia: la recopilación de los datos del rendimiento de la red y el análisis de estos datos mediante el aprendizaje de máquinas brinda la posibilidad de prever en forma más precisa los problemas potenciales de la red y anticipar las tendencias transformando la enorme cantidad de datos en información que genera acciones. El aprovechar esta información accionable puede ayudar a los proveedores de red a desarrollar políticas del negocio más inteligentes y basadas en datos, que les permitan adaptarse a las necesidades de los clientes en forma segura y en tiempo real.
  • Control y automatización mediante software: la orquestación de servicios de múltiples dominios (MDSO) y el control centralizado y definido por software de cada uno de los dominios constituyen la base de las redes adaptativas. A través de la implementación de SDN, NFV y API abiertas, los proveedores de red pueden simplificar la gestión de extremo a extremo y la automatización de los servicios de red a través de redes híbridas de múltiples proveedores.

Los datos móviles van a comprimir a las redes de la actualidad. Para estar a la altura de la voraz demanda de consumo de datos móviles, las redes inalámbricas cambiarán de 3G a 4G y luego a 5G. Esta nueva red debe satisfacer múltiples y diversos requisitos de servicio desde distintas aplicaciones y plataformas de servicios como IoT y movilidad, para generar nuevas fuentes de ingresos, y, su vez, reducir costos. El cambio a 5G no será una simple actualización de red, sino que será un largo viaje donde los radios de 5G estén conectados a los centros de datos a través de redes fijas masivamente escalables y adaptativas. La red adaptativa adoptará análisis e inteligencia, control y automatización mediante software e infraestructura programable.

En realidad, la evolución a la red adaptativa recién comienza. Es un viaje evolutivo que llevará varios años.  Para muchos, es un viaje de supervivencia, un viaje que usted no tendrá que hacer solo. En Ciena, tenemos la tecnología, la gente y la experiencia para ayudarle a desestabilizar el estatus quo, superar la complejidad y la incertidumbre que definen al mundo actual y tener éxito en un entorno cada vez más competitivo.

¿Desea más información? Haga click aquí para registrarse para el webinar de Telesemana “El futuro de las Redes Móviles hacia 5G requerirá Redes Adaptativas” y conocer más.