La forma tradicional y centrada en IP de crear redes es sencillamente insostenible: la creciente ineficacia de agregar continuamente más protocolos IP hace que las operaciones de redes sean sumamente complejas y difíciles de manejar. La nueva red IP debe ser abierta, programable, desagregada y virtualizada de manera que los recursos puedan reconfigurarse rápidamente, sin intervención física, para el soporte de servicios nuevos y actuales. Para cumplir con los nuevos requerimientos de la red IP, Ciena ha lanzado Adaptive IP, una solución innovadora que ofrece las capacidades IP esenciales y necesarias para el soporte de nuevas aplicaciones, y a su vez, permitir a los operadores de red obtener los beneficios de una funcionalidad desagregada y de escala similar a la nube e inteligencia automatizada.