Una red de alto rendimiento es fundamental para el negocio. Las empresas necesitan acceder a los recursos adecuados para resolver problemas lo más rápido posible y la flexibilidad para obtener diferentes niveles de soporte en función de sus necesidades. Sobre todo, las empresas quieren que ese soporte sea proactivo. El Servicio de mantenimiento cubre estas necesidades ya que brinda soporte proactivo y de gran capacidad de respuesta a la red en servicio del cliente, con un equipo de soporte técnico altamente especializado.